Revista Montajes » Blog Archive » Imágenes técnicas

plecarevistam

julio 11th, 2012Reseñas, Sin categoríaadmin 0 Comments
Imágenes técnicas

Hacia el universo de las imágenes técnicas
de Vilém Flusser
por José Miguel Rentería

Descarga PDF

Si se parte de la idea de que el cine es un conjunto de imágenes en movimiento, entonces el trazar una historia de la fotografía desde su aparición, como lo hizo Walter Benjamin en “Pequeña Historia de la Fotografía” o reflexionar por medio de imágenes acerca de la naturaleza de las mismas (como lo hace Agnès Varda a lo largo de su filmografía) se vuelve una tarea indispensable para comprender y analizar mejor al fenómeno fílmico. Es a esta tradición a la que pertenece Hacia el universo de las imágenes técnicas del filósofo checo Vilém Flusser, texto que finalmente hace su aparición en México con la traducción de Fernando Zamora publicada por la Escuela Nacional de Artes Plásticas de la UNAM.

Frente a este ensayo, escrito originalmente en 1985 y conformado por una advertencia y veinte breves apartados, “no hay que esperar respuestas, sino preguntas”. Flusser expone y problematiza el papel de las imágenes técnicas (las que son producidas química o electrónicamente, i.e., las fotográficas, las televisivas, las computacionales y, ahora, las digitales) en la sociedad, además de mostrar algunas de sus consecuencias colaterales, desde la desaparición de los cines nacionales hasta la pérdida de la conciencia histórica, rozando muchas veces con la sociología y la crítica cultural.

Para Flusser dos de los principales rasgos característicos y definitorios de la sociedad de finales del siglo XX son la síntesis y la capacidad de conformar imágenes. Tras la saturación visual a la que estamos indefectiblemente expuestos a lo largo del día, ahora “experimentamos, reconocemos y valoramos el mundo y a nosotros mismos de un modo distinto”.

También los motivos por los cuáles producimos imágenes han cambiado, lo que hace que Flusser haga una distinción entre las imágenes tradicionales (copias o modelos del medio ambiente) y las técnicas (fantasmagorías, proyecciones que buscan “dar un sentido concreto al universo abstracto y absurdo en el cual nos precipitamos”).

Las imágenes se han vuelto una forma de aprehender al mundo, vuelven visible lo invisible. Y es por ello que todos recurrimos cada vez con más frecuencia al espectáculo que ofrece el cine, desde la linterna mágica hasta cintas en 3D; la sala oscura ofrece una oportunidad de habitar nuestros mundos soñados.

Por otro lado en Hacia el universo de las imágenes técnicas se pone un especial énfasis en los procesos sociales y circuitos comunicativos de esta sociedad productora y consumidora de imágenes. Flusser hace una severa crítica a su estructura actual mostrando cómo su actual disposición hace que no se dé un verdadero diálogo, que el discurso se vuelva vacío y que los usuarios se aíslen, se dispersen.

Como una solución provisional el ensayo exhorta a que nos relacionemos de una nueva forma con las imágenes técnicas con mira a la programación democrática, a la sincronización, a un diálogo también democrático, a una conversación cósmica.

De igual forma se acentúa la urgencia de una nueva forma de creación, el “autor” ya pasó a un segundo plano, ya que en la sociedad actual, en la que se tiene todo a nuestro alcance, todos pueden ser autores; “Cualquiera puede llegar a ser un Newton”.

Tentativas de esto ya se han puesto en marcha, tanto en la realización colectiva de muchas de las películas realizadas dentro de la Nouvelle Vague, como en uno de los últimos proyectos de Michel Gondry —caracterizado por el singular estilo hecho-a-mano de sus películas—, quien desde el 2007 visita comunidades ofreciéndoles la posibilidad de grabar sus propias películas.

Flusser precisa que, en una sociedad que produce democráticamente, la crítica (y el análisis cinematográfico) es fundamental, ya que contribuye a mejorar la calidad de las informaciones emergentes.

En otra parte del texto se dice que el principal objetivo de esta sociedad conformadora de imágenes es alcanzar la inmortalidad. Estamos jugando una eterna partida de ajedrez con la Muerte, y, si como dice Michel Butor, “cada palabra escrita es una victoria sobre ella”, para Flusser lo es cada imagen; se hacen películas para evitar ser desechados, como todo en la actualidad.

Finalmente, Hacia el universo de las imágenes técnicas concluye con el deseo de que la sociedad contemporánea sea más como la música de cámara, como el jazz. Que todos creen en conjunto, sin que nadie lleve la batuta. Que se conformen imágenes sin finalidad, sólo para celebrar a la vida. Que se entre de lleno en el mundo del sueño. Ojalá suceda pronto. Las herramientas están ahí, sólo falta que cambiemos nuestra relación con ellas. Y si se logra esto, sí, cualquiera puede llegar a ser un Scorsese.

 

Captura de pantalla 2013-06-09 a la(s) 22.07.00Vilém Flusser, Hacia el universo de las imágenes técnicas, traducción Fernando Zamora,
México, UNAM, Escuela Nacional de Artes Plásticas, 2011.